Comenzar de Casi Cero

Comenzar de Casi Cero

Un viaje por el trayecto de decisiones y un momento de luz a través de la orientación vocacional de la especialista Denisse Castro.

Dicen que después de que el título está en tus manos tienes la mitad del camino listo. Ella es ya abogada de profesión. Tiene treinta tres años y está lista para la vida. Tiene una oportunidad de oro en un reconocido bufete y el camino se nota brillante y en orden. Su novio la acompaña dentro de este trabajo y todo indica que los ingredientes para la receta de la felicidad están listos y dispuestos en la mesa.

Pero algo sucede. El litigio, como parte fundamental de la abogacía es un paso a dar especialmente en los bufetes de renombre que buscan tener profesionales de peso que logren agregar valor de marca a sus servicios. Pero en su caso, a pesar de que logra salir con éxito de las sesiones en que debía intervenir litigando, salía de allí con el ánimo por el suelo y somatizando en el cuerpo su inapetencia por esta rama del derecho, vomitando, literalmente, seguido salía de la sala.

Preocupada se dirige a mí para que encontremos una solución. Ponemos manos a la obra. Primero buscamos indagar en las razones que la hicieron decidirse por el derecho como profesión. El tema comenzó a complejizarse cuando nos damos cuenta de que, de hecho, era una profesión que iba acorde a muchas de sus habilidades.

Pero todo seguía igual. La somatización de aquel instante en que tenía que acceder al litigio era la misma. Siguiendo con las sesiones vocacionales encontramos una luz, un detalle que cambiaría el resto de esta historia. Resulta que la parte que estaba ejerciendo era en realidad un ruido, una dinámica con la que se sentía muy incómoda porque no estaba para nada de acuerdo con sus aptitudes.

Su empatía y capacidad para la administración y su enérgica disposición a áreas más empáticas con la gente nos dieron la clave. Y partiendo de allí comenzamos a ver estas capacidades en acción desde un escenario distinto, por ejemplo, el restaurante de sus padres, donde pudo ver en acción estas habilidades y percatarse de los cambios que debía hacer dentro de su carrera. También surgieron a relucir su interés por la consultoría y por el manejo de las ventas.

Y aquí llegó la magia que veo a todo momento en mi profesión. Vi como ella comenzó a ver el derecho como su profesión base para cambiar las ramas de acción en las que se involucraría. Acabó con el mito de que los abogados deben tener una alta disposición al litigio y comenzó a explorar los campos del derecho que se ajustaban más a sus capacidades de consultoría y las dinámicas que le hacían interactuar con las ventas y la administración. Todo esto desde la misma profesión que creyó en un principio podría haberle servido para nada, pues se estaba sintiendo tan mal que la falta de guía la estaba afectando a todos los niveles.

Este es otro caso de éxito, siendo ésta otra historia que prueba que la orientación vocacional es una guía vital para darle norte a nuestros sueños, incluso cuando las cosas están aparentemente en orden.

Basado en una historia real dentro de las consultas y casos de Denisse Castro, orientadora vocacional.